Escrito por Tendenzias

Ayrton Senna, uno de los mejores

Ayrton Senna logró su primera victoria en Mónaco en 1987, con el Lotus 99, e inició así una estrecha relación con una pista en la que el brasileño afirmaba entrar en trance. Senna es el piloto que más veces ha ganado en el Principado, con seis triunfos, por delante de Damon Hill y Michael Schumacher, que han logrado cinco victorias en esta complicada pista.

Ningún piloto ha logrado ganar en Mónaco en su primera participación en la Fórmula 1. Hamilton lo hizo en la F3 (2005) y en la GP2 (2006), pero en la categoría reina no ha habido ningún piloto capaz de semejante hazaña. Senna estuvo a punto de lograrlo en 1984, cuando estaba dando caza a Prost y el brasileño pilotaba un modesto Toleman.

La lluvia hizo que Jacky Ickx, director de carrera, detuviera la misma en la vuelta 32, sin llegar a cumplirse la mitad de la distancia, por lo que los pilotos sólo sumaron la mitad de los puntos. Senna estaba a poco más de siete segundos de Prost cuando se paró la carrera, y se impidió la primera victoria del brasileño en Mónaco y en la F1. El francés, que fue el gran beneficiado, sin embargo perdió al final de temporada el título frente a Lauda por medio punto. De haberse acabado la carrera, y aunque Senna hubiera ganado, Prost podía haber sido campeón aquel mismo año, al sumar los seis puntos del segundo puesto.

Desde aquella carrera épica, Senna y Mónaco tuvieron una estrecha relación. El brasileño fue uno de los pilotos que se instaló a vivir en el Principado, primero cerca del circuito en la zona del Portier (entrada al túnel) y después en la nueva zona de Fontvielle,

En 1987 Senna logró para el quipo Lotus Camel la primera victoria y su primer triunfo en Mónaco. También fue la primera vez que un monoplaza equipado con una suspensión activa lograba una victoria, y es que Mónaco es un circuito donde un sistema de suspensión como aquel podía marcar la diferencia.

Para el malogrado piloto brasileño, el indiscutible rey de la velocidad en las calles del Principado, todo no fueron alegrías en este circuito, ya que en 1988, cuando se encaminaba hacia su segunda victoria consecutiva, cometió un error de principiante. Chocó de frente a falta de doce vueltas para el final, teniendo más de medio minuto de ventaja sobre Alain Prost, que era su compañero de equipo aquel año, en que debutó con la escudería McLaren al volante de los MP4/4 Honda Turbo. Era la segunda vez que por circunstancias anómalas Senna dejaba en bandeja el triunfo a Prost.

El cabreo de Senna fue tal que se bajó del coche y se fue a su apartamento, desde el que se veía la curva, y estuvo dos días sin salir a la calle ni hablar con nadie. Eso de irse del coche directamente a casa lo hizo también el año pasado Kimi Raikkonen, que tras su abandono en la curva anterior a la que Senna se accidentó en 1988, se marchó a su barco con un enfado monumental

EspacioCoches.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos