Escrito por Tendenzias

Chevrolet Bel Air 1953, la gran berlina de GM

El propietario del Chevrolet Bel Air de 1953 (Carlos Stucchi), se reúne los últimos domingos de cada mes junto al Club de Autos Americanos en Palermo, frente al Campo de Golf de Buenos Aires (Argentina).

El imponente Bel Air de 1953 está muy bien cuidado y restaurado. El modelo tiene un motor de 6 cilindros (el mismo que los modelos norteamericanos), con una caja de cambios manual de tres marchas, y está totalmente original.

Chevrolet Bel Air 1953-chico2

Carlos me contó la historia de su Bel Air:

“El modelo lo tengo desde hace 12 años. Lo compre en otro estado (casi chatarra), lo desarme todo y lo restaure completamente. El motor lo hice a nuevo, conserve el cigüeñal, se dejaron las bielas y se cambiaron los pistones que son de aluminio, lo aros, etc. Con el Bel Air llegue a los 130 km/h, pero puede ir hasta los 140. Este modelo esta preparado para ir a una velocidad crucero de 80 km/h.”

“El modelo llego en el año 1957 por el paralelo 42, lo trajo Gapor Dorotea, y lo importo una casa de cambios llamada Sprinter. El Bel Air pasó por varias manos, y me llego a través de un mecánico amigo, que también fue dueño del modelo.

Chevrolet Bel Air 1953-chico3

“De este modelo entraron muy pocos al país, comparándolos con los Chevrolet desde el 47 al 52 que entraban en cantidades industriales. La segunda presidencia de Perón, los Impala y la llegada de los Mercedes Benz 55 que llegaban para taxi, terminaron por perjudicar la venta del Bel Air 1953. Pero si llegaron Bel Air del 51 en cantidad, no tantos pero más que el del 53. El Chevrolet Bel Air era el modelo top de la marca en los 50s.”

Chevrolet Bel Air 1953-chico1

Además explico: “El manejo del automóvil es dócil y suave. Pero para no tener problemas durante el manejo hay que frenarlo antes (es lo que más le cuesta). Sin exigirlo demasiado durante estos años, nunca tuve que ir al mecánico, (casi nunca).” El Bel Air tiene menos de 15.000 kilómetros, y mide aproximadamente 4,90 mm de largo.

“Mi intención cuando lo adquirí era el de lograr el mejor Bel Air del país. Lo restauró a lo que salga (sin tope de dinero para su remodelación). El coche me ha dado muchas satisfacciones.” Tiene toda la razón, el Bel Air es perfecto por donde se lo mire.

Galería de imágenes:

EspacioCoches.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos