Escrito por Tendenzias

Cigüeñal de un motor

El cigüeñal es la pieza del vehículo, entre las que tienen movimiento, que gira a mayor velocidad y pesa más; no obstante, está proyectado para durar, sin ser reparado, tanto como el automóvil.

ciguenal2 En otras ocasiones hemos hablado de las partes que componen un motor, y hoy queremos fijarnos en una de ellas: El cigüeñal. Normalmente se fabrican de aleaciones capaces de soportar los esfuerzos a los que se ven sometidos y pueden tener perforaciones y conductos para el paso de lubricante.

Las técnicas de construcción modernas, los juegos de montaje cuidadosamente controlados y los progresos en el campo de los lubricantes le aseguran un amplio margen de seguridad y una óptima fiabilidad. Sin embargo (y esto sucedía con mayor frecuencia en el pasado) se producen averías en el cigüeñal. Las más importantes son: La rotura por fatiga del cigüeñal y el rayado de las muñequillas.

Posibles averías en el cigüeñal

ciguenal1

La rotura por fatiga del cigüeñal: Se debe a que es producida por las vibraciones de torsión, por las solicitaciones anormales causadas por el bajo número de revoluciones, por el golpeteo contra la culata, por el encendido irregular en algún cilindro, y por el equilibrado incorrecto del cigüeñal.

El rayado de las muñequillas: Se debe a la lubricación y del filtrado del aceite. Esta circunstancia puede producirse por las causas más diversas: Acelerando el motor en frío cuando el aceite no está aún en circulación, tomando las curvas con el nivel de aceite por debajo del mínimo, viajando a plena carga con bajo número de revoluciones, o cuando el lubricante o la instalación de lubricación no funcionan correctamente.

ciguenal3

En caso de rotura del cigüeñal es necesario cambiarlo junto con los cojinetes de bancada o de biela, y debe realizarse un nuevo equilibrado conjuntamente con el volante. Y en el caso de rayado de las muñequillas es necesario minorar las muñequillas del cigüeñal y proceder a su rectificación, volviendo a efectuar el montaje después con los cojinetes reducidos.

Las averías del cigüeñal no terminan ahí. Por ejemplo, en caídas rápidas desde alta velocidad, puede que el extremo del cigüeñal (ubicado en ese lado del motor que roza con el suelo), se doble o acabe erosionado por desgaste.

La falta de engrase o lubricante de protección puede provocar un sobrecalentamiento en los extremos del cigüeñal, poniendo en riesgo su endurecimiento.

Posibles averias cigueñal Si por cualquier razón disminuye la presión del aceite en los cojinetes del cigüeñal, puede que la cuña hidrodinámica se rompa haciendo que los casquillos y las zonas endurecidas entren en contacto. Los casquillos acabarían dañados y desaparecería la holgura entre bancada y apoyos, provocando una cruda avería.

En caso de llenarse con agua o gasolina alguno de los cilindros (por mal estado de los mismos), el cigüeñal puede sentir los efectos secundarios haciendo que se doble la biela, la muñequilla o el brazo de unión. Esto sucede cuando el cilindro no consigue comprimir ninguno de los dos líquidos.

Recuerda que el cigüeñal de un motor puede recobrar un buen funcionamiento con sólo cambiar el aceite (así como revisar el filtro de aceite) cada 3.000 kilómetros más o menos. No dudes en cambiar los retenes o las juntas a tiempo si ves que se producen fugas, ya que las consecuencias pueden echar a perder el cigüeñal y los elementos asociados.

¿Con qué materiales se fabrica un cigüeñal?

Materiales cigueñal coche El cigüeñal de un automóvil nuevo suele estar moldeado con acero o aleaciones de acero con cromo, molibdeno y vanadio. En muchos casos también puede estar hecho de acero bonificado o de nitruración. Por lo general, el cigüeñal está forjado en una sola pieza, aunque en motores de grandes dimensiones pueden ser piezas unidas y remachadas. Las superficies del muñón del cojinete (tanto el de biela como el principal) están pulidas y alisadas. El engranaje y su forma de fabricación garantiza que los cigüeñales no sólo resistan altas temperaturas, sino también las cargas a las que sometemos el cigüeñal.

¿Cuanto cuesta cambiar la polea (o damper) de un cigüeñal?

Cualquier avería grave que tenga que ver con el cigüeñal no suele salir demasiado barata. Los presupuestos que hace cada taller son diferentes y dependen del lugar donde lleves tu vehículo para cambiar la polea del cigüeñal. Por ejemplo, el cambio de polea del cigüeñal en España suele costar unos 250 euros de media, sin embargo, también depende de la comunidad autónoma donde residas. Por ejemplo, en las dos ciudades más grandes de España, los precios son muy desparejos. El cambio de polea del cigüeñal puede valer unos 100 euros en Madrid, mientras que el mismo arreglo en Barcelona puede rondar los 200 euros o más.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Estructura del cigüeñal

Estructura del cigueñal

A continuación, y con la ayuda de la imagen adjunta, podrás conocer el nombre y algunos funcionamientos de las piezas que forman el cigüeñal de un automóvil.

1. Zonas de dureza: El muñón del cojinete de la biela (así como del principal) están elaborados para resistir las cargas y reducir el desgaste del cigüeñal. 2. Gualdera: Los brazos de manivela del cigüeñal son completamente lisos. 3. Orificio de aceite: Se encargan de suministrar aceite según la posición de los cojinetes. 4. Carrera del cigüeñal. Su longitud y número de cilindros determinan la cilindrada del motor. 5. Muñones del cojinete de la biela 6. Muñones del cojinete principal: Este último puede variar en número, dependiendo del motor y sus características. 7. Contrapesos del cigüeñal: Suelen estar colocados opuestamente a los muñones del cojinete de la biela, y sirven para compensar las masas de rotación unilaterales. 8. Moñón principal del cigueñal.

Video: El cigueñal de un automóvil

EspacioCoches.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos