-    Escrito por adrian

¿Cómo cambiar los amortiguadores del coche?

Hoy en ‘EspacioCoches’ te presentamos unos sencillos pasos para que aprendas cuándo debes cambiar los amortiguadores de tu coche para ahorrar dinero.

Para cambiar los amortiguadores de los coches, hay que estar muy atentos, ya que además de que cambiarlos cuesta mucho dinero, los mismos fueron diseñados específicamente para ese modelo por el fabricante, lo que implica que si se coloca mal, puede que a la larga perjudique (además de los amortiguadores), el motor, las ruedas, los frenos, etc.

También hay que tener en cuenta a la hora de cambiarlos, que este no sea falso, ni de otra marca que no corresponda, ya que colocarlos podría traer varios problemas al coche en general (seguro asistencia).

amortiguadores del coche

Los amortiguadores son capaces de absorber la energía cinética, pero además neutralizan la energía originada en golpes e impactos.

Los amortiguadores son elementos indispensables en la suspensión del coche, en cualquiera de sus formas o modelos de circulación, dado que permiten que los rodamientos se adhieran convenientemente al pavimento. Es que los elásticos, son sostenes de la suspensión y realizan un movimiento de rebote en el andar de todo tipo de vehículo, sobre todo en el andar sobre baches y cunetas.

Estos tienen un sistema básico de funcionamiento, que consta de un pistón que va unido a la carrocería por medio de un vástago de fijación, y que se desliza en el interior de un cilindro que está ensamblado a la rueda y por el cual corre un fluido viscoso que puede ser un aceite especial o gas.

amortiguador en el coche

Para saber cuándo cambiarlos, deben tener en cuenta que los mismos tienen una vida útil de 20.000 km, si llega a este kilometraje lo apropiado es ir al mecánico amigo y revisar si los amortiguadores ya pasaron a mejor vida.

Si usted no los cambia a tiempo, sufrirá de la siguiente manera:

  • El comportamiento en carretera será terrible, porque los amortiguadores gastados no pueden mantener las ruedas en el suelo.
  • En firme seco y deformado, la distancia de frenado a 50 km/h puede verse incrementada en 2.6 mm. Esto es lo que marca la diferencia entre una parada con toda la seguridad y un accidente.
  • La conducción se vuelve peligrosa y fatigosa aumentándose el tiempo de reacción.

Para darnos cuenta rápidamente de que los mismos funcionan mal, primero debemos ver si no pierde aceite, y después si no ha perdido estabilidad, ya que si es así debemos salir de la carretera (de la ruta, calle, etc.). Lo aconsejable para cambiarlos, es usar la misma marca que dio el fabricante (como les comentaba al comienzo), ya que si no traerá más problemas.

cubiertas y amortiguadores

Además existen amortiguadores para brazos neumáticos que abren y cierran puertas, amortiguadores en juguetes saltarines, en aparatos de gimnasia step y también en decoración: un sillón diseño de Le Corbusier tiene en cada una de sus cuatro patas un amortiguador.

Para mantener nuestro vehículo bien revisado es recomendable realizar correctamente el mantenimiento invernal del mismo.

Consejos antes de cambiar los amortiguadores

Amortiguador hidraulico-coche
Los amortiguadores, junto con los neumáticos y los frenos, son un elemento más del llamado “triángulo de la seguridad” del vehículo. Bajo un buen mantenimiento, la amortiguación consigue mejorar el confort y la protección de los ocupantes, ya que además de todas sus ventajas, reduce los peligros del aquaplanning. Por ello, antes de cambiar los amortiguadores del automóvil, te recomendamos prestar atención a los siguientes factores.

En el momento de cambiar los amortiguadores, no olvides también añadir a tu presupuesto el cambio de los cojinetes, ya que son gomas que se desgastan a la misma velocidad (debido a su relación mecánica) y seguramente, no aguanten mucho más tiempo a las presiones y los movimientos generados por el asfalto. Además, su montaje puede o debe realizarse a la vez que los amortiguadores, reduciendo mucho el precio de la instalación.

Recuerda que muchas marcas también venden un tipo de amortiguadores llamados “telescópicos premontados”, los cuales han sido ya montados con todas sus piezas por la empresa. Muchos mecánicos pueden recomendar su uso, no por su amplia gama de modelos adaptables a todos los turismos, sino porque el tiempo es oro y se pueden cambiar rápidamente, reduciendo asimismo y de nuevo, el precio de montaje.

Tampoco debes entender que el precio medio de un cambio de amortiguadores depende mucho del taller a donde vayas. El precio en España por cambiar los amortiguadores delanteros (ya que se reemplazan por par) es de 327 euros de media, mientras que la instalación de los traseros puede rondar los 270 euros.

Sintomas amortiguadores mal estado
Por eso, lo mejor es sondear diferentes talleres para elegir los presupuestos más económicos para ti, o las necesidades de tu modelo de automóvil.

Síntomas de amortiguadores en mal estado

Se recomienda revisar los amortiguadores y, en general, todos los mecanismos que reúne la suspensión de tu vehículo, cuanto notes alguno de los siguientes síntomas:

  • La zona delantera del vehículo desciende o cabecea demasiado cuando frenas bruscamente.
  • El automóvil se balancea en las curvas o con viento de lado.
  • Las distancias de frenado aumentan hasta el 35% en algunas ocasiones.

Elegir los amortiguadores adecuados

Dependiendo de tu vehículo y el trabajo que desempeñe el mismo, puedes elegir unos amortiguadores u otros. Pueden estar destinados a mejorar la conducción deportiva, a minimizar los efectos del pavimento o a soportar grandes cargas de peso. Algunos de los amortiguadores más usados hoy en día son:

Tipos de amortiguadores
Amortiguadores hidráulicos: Transforman la energía cinética del vehículo en calor, haciendo uso de un aceite hidráulico en el interior del amortiguador que pasa a través de las válvulas que incorpore el pistón. Son utilizados sobre todo en coches de gama media-alta.

Amortiguadores de gas: Funcionan usando los mismos componentes que el amortiguador hidráulico, aunque en lugar de quedar aire en las cámaras cuando sale el aceite, queda gas nitrógeno presurizado. El sistema evita que se incremente la velocidad de retorno y se formen burbujas, las cuales repercuten en las funciones del amortiguador.

Amortiguadores reforzados: Son ligeramente más rígidos gracias a un sistema que permite acoplar válvulas más estrechas y de mayor diámetro, dependiendo del automóvil. Están diseñados para vehículos grandes destinados a cargar diferentes pesos; como furgones, furgonetas de trabajo y algunos modelos Pick-up.

Amortiguadores con resorte reforzado: Son muy similares a los amortiguadores reforzados, aunque no son ajustables ni poseen tantas opciones de ajuste ni articulación.

Amortiguadores reológicos: Es bastante diferente al resto de amortiguadores, ya que es un modelo que no elimina el rango de variación de dureza ni usa válvulas para funcionar. Para ello, utiliza un líquido cuya viscosidad puede cambiar a voluntad de las condiciones del asfalto. Dicho líquido posee partículas de hierro en suspensión que, o bien reaccionan mediante corrientes eléctricas, o al aplicar un campo magnético.

Amortiguadores con bolsa de aire: Son un tipo de amortiguadores hechos para mantener la alturas del vehículo y soportar la sobrecarga del mismo, así como de su remolque.

Amortiguadores de rigidez regulable: Son similares a los amortiguadores de pistón ranurado. Están especialmente hechos para todoterrenos o vehículos deportivos, ajustándose a las exigencias del asfalto. Poseen un buen comportamiento deportivo y muchas garantías en zonas de campo.

En el video explicativo de Motor Evolution se puede ver en detalle cómo se cambia un amortiguador en un vehículo: