UP

-     Escrito por angeles

¿Cómo cambiar los neumáticos del coche?

¿Sabes cambiar manualmente los neumáticos del coche? Te enseñamos a hacerlo paso a paso para esos momentos en los que no puedes acudir al taller o llamar a la grúa.

cambiar-neumaticos

La limitada vida del neumático

Por mucho que un neumático pueda tener una vida más o menos larga, siempre llegará el momento en el que tengamos que sustituirlo por uno nuevo o de segunda mano.

Es importante tener en cuenta que un neumático no sólo se cambia porque se haya pinchado o esté dañado, los neumáticos se van desgastando y acaban envejecidos por múltiples causas como: el tipo de conducción, una carga excesiva del coche, que no estén bien hinchados, el tipo de superficie por la que se conduce, los golpes que se dan a los neumáticos al aparcar o la climatología del momento.

Todo ello afecta de manera directa e indirecta sobre la salud de los neumáticos, lo que puede propiciar que haya que cambiarlos más tarde que pronto o viceversa.

A pesar de que muchas personas prefieran que el cambio de neumático lo realice un experto, la realidad es que no siempre es posible, por lo que es mejor saber cómo cambiar un neumático y poder hacer el apaño con la de repuesto hasta que en el taller puedan comprobar que está todo correcto o lo cambien por un neumático mejor.

Es importante tener en cuenta de que cambiar una rueda no es algo demasiado complejo pero es fundamental tener algunas nociones que faciliten la tarea. ¡Comenzamos!

Cómo cambiar los neumáticos paso a paso

cambiar rueda llave tubo

Herramientas para cambiar un neumático

Una de las cosas que nos enseñaban en la autoescuela es que debíamos llevar el coche preparado para todo o casi todo. Por una parte, una caja de herramientas necesarias para los imprevistos, una rueda de repuesto o galleta (más pequeña y ligera que la habitual, sirve para hacer un apaño exclusivamente), los chalecos reflectantes, triángulos y demás.

En la caja de herramientas es fundamental que haya:

  • Gato: esta herramienta permitirá que uno pueda subir el coche hasta una altura cómoda que permita hacer el cambio de rueda.
  • Llave de tubo: para poder hacer el cambio de rueda es necesario que puedas quitar las tuercas de la rueda y ésta será llave clave que te permita lograrlo.
  • Guantes: si alguna vez le has metido mano a alguna de tus ruedas, te darás cuenta de que es mejor tener unos guantes para no acabar completamente negro y no dañarte.
  • Chaleco reflectante: si sales del coche a la carretera, siempre has de ponerte un chaleco reflectante para que pueda verte desde lejos cualquier conductor.
  • Triángulos de seguridad para señalizar con suficiente distancia que estás parado en el asfalto.

Inmoviliza y señaliza

Cuando una rueda se pincha o se ha estropeado mientras estamos conduciendo suele ser bastante común que uno se lleve una sorpresa, así que respira unas cuantas veces, inmoviliza bien el vehículo y pon las luces de emergencia.

Ponte el chaleco para salir a la carretera, coger los triángulos y hacer la señalización correspondiente a unos 50 metros.

Manos a la obra: a cambiar la rueda

Con los guantes puestos para evitar mancharte, retira el tapacubos (si es que tu rueda tiene) y comienza a aflojar los tornillos con la llave de tubo. No los quites completamente, sólo hay que aflojar. Suele ser bastante habitual que cueste aflojarlos por lo apretado que está, así que intenta hacer fuerza con todo el cuerpo o saltar sobre el extremo de la llave.

Agáchate y mira bajo tu coche, tienes que localizar una muesca que hay en la parte inferior del vehículo. Ahí será donde tengas que colocar el gato para elevar el coche. En cuanto lo hayas colocado comienza a girar el gato poco a poco, en seguida verás cómo la rueda está separada del suelo.

cambiar rueda gato coche

Ahora será el momento de retirar los tornillos, verás que salen con más facilidad o aplica presión con la llave de tubo. Guárdalos de momento en lugar seguro.

Quita la rueda dañada y pon la rueda de repuesto. Pon los tornillos que acabas de guardar y comienza a hacer una ligera presión con las manos para que se enrosquen y estén fijos.

Utiliza el gato en sentido contrario para que comience a bajar la rueda. En cuanto esté en contacto con el suelo retira el gato y guárdalo (no serías el primero al que se le olvida…).

Con la llave de tubo en tu poder, vuelve a apretar los tornillos con toda la fuerza posible y un poquito más, para que así la rueda esté completamente sujeta.

Ante la duda y para tu seguridad, en cuanto te sea posible acude a un taller para la revisión de la misma. Si has puesto una rueda galleta hay que cambiarla cuanto antes, si has puesto una rueda en condiciones puedes acudir para que comprueben que los tornillos están perfectamente apretados.

EspacioCoches.com

Newsletter