Escrito por Tendenzias

Mazda RX-7 1978, el único con motor Wankel en el mercado

Entre 1978 y 1985, se produjo más de medio millón de RX-7, testimonio de la eficiencia y eficacia del motor rotativo Wankel, al que Mazda había permanecido fiel cuando todos perdían interés por el.

Las ventajas del diseño son un menor número de partes móviles y una transmisión de la potencia extremadamente suave. Sus inconvenientes iniciales eran un alto consumo de combustible y aceite, y la dificultad de conseguir juntas que fueran capaces de soportar la tensión generada en los momentos de máximo trabajo del rotor.

Los compradores del revolucionario Ro80 de NSU no podían resistir la tentación de explotar la tremenda potencia del motor, la cual daba lugar a una habitual y costosa rotura de las juntas.

El coupe de Mazda tenia una caja de cambios de cinco velocidades (bastante áspera) y un comportamiento excelente y previsible. Se animaba a los propietarios a reprimir el entusiasmo que provocaba el motor por medio de la instalación de avisador acústico, que sonaba cuando se superaban las 6.000 revoluciones.


La dirección era pesada a baja velocidad, pero en carretera el Mazda tenia un funcionamiento extraordinario. En 1985 se creó una versión sobrealimentada y su linaje continúa hasta hoy: el esplendido RX-8.


El motor es de posición central, un doble rotor Wankel, de 2.292 cm3, con una potencia de 100 CV a 6.000 rpm. La velocidad máxima es de 200 km/h, y acelera de 0 a 96 km/h en 8,9 segundos.

Si desea conocer todo sobre Mazda: Coches Míticos

EspacioCoches.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos