Escrito por Tendenzias

Vicios en la conducción que pueden acortar la vida de nuestro coche

Todos el mundo tenemos costumbres y manías a la hora de conducir, las cuales pueden producir que nuestro coche vea acortada su vida. Hoy en Espaciocoches queremos deciros cuales son los más típicos:

coche-baden

Manías de los conductores

Pasar los badenes con excesiva velocidad: Aunque en algún momento, los badenes puedan ser muy molestos, el pasarlos a una velocidad excesiva puede provocar que elementos como los brazos y bieletas de la suspensión se rompan, que se puede reventar un neumático o se pueda doblar una llanta.

Aparcar con una rueda subida en un bordillo: esto puede provocar que los neumáticos acaben deformándose o que la suspensiones tengan un desgaste mayor del habitual. Esto se acentúa cuando es solo una parte del neumático la que queda sobre el bordillo.

rueda_bordillo

Conducir con el coche en reserva: si el nivel de combustible es muy bajo, la prebomba de combustible pude sufrir desgaste al no tener suficiente lubricación, el filtro de combustible puede estropearse más rápidamente al recibir mayor suciedad del depósito.

Poner el motor en frio a altas revoluciones: El motor necesita algo de tiempo tras ser arrancado, para poder lubricar bien todos sus componentes, además el aceite necesita una cierta temperatura, para alcanzar su nivel de lubricación optima. Si nada más arrancar damos una gran carga al motor, podemos producir una rotura interna importante.

motor-coche

Conducir a bajas revoluciones: En los motores turbo (aunque también pasa en los motores atmosféricos) es malo llevar el coche a muy altas rpm, pero también a muy bajas ya que, al no esforzar casi al coche, este acumula carbonilla en la válvula EGR, en el filtro de partículas, etc, provocando que su vida útil se vea reducida hasta la mitad.

Apagar el motor nada más parar: Cuando el coche ha sido sometido a un esfuerzo grande y continuo, no es conveniente apagarlo nada más parar ya que, este necesita un par de minutos al relentí para refrigerarse y lubricarse tras el esfuerzo. Esto es aun más problemático en los motores con turbo ya que, además de la refrigeración, el aceite que quede en el tubo, puede convertirse en carbonilla. Con el tiempo estar carbonilla puede obstruir el el circuito y romper el turbo.

EspacioCoches.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos