Escrito por

Los mejores coches de competición de la historia

En un programa de Discovery Channel, hace unos años atrás, se eligieron lo que para ellos son, los mejores coches de competición de la historia. Una lista que hemos ampliado, no sólo a competiciones en pista, sino también rallies de todo tipo. Y es que para gustos, colores. Y para potencia, los mejores coches de competición de la historia.

Mercedes-Benz CLK LM

Sí, este Mercedes Benz CLK LM de competición tiene su base en un modelo de mercado. Una idea que llevó a los GT1 a dominar las 24 Horas de Le Mans durante los últimos años del siglo XX. Lo hicieron dejando a los prototipos, auténticos dominadores de la competición, con dos palmos de narices. El objetivo de la competición era claro: no multiplicar los costes de una carrera cara por sí sola.

Así, la premisa para los modelos GT era clara: su base debía ser un coche de calle. Esta regla dio pie a que fabricantes como Nissan, Porsche o Peugeot vieran una ocasión única. Fabricaron auténticos mastodontes de la competición, a razón de 20 unidades por cada modelo. Obviamente, éstas acababan o expuestas en museos, o en manos de excéntricos millonarios por cantidades indecentes. Negocio redondo.

El secreto de que modelos como el Mercedes-Benz CLK LM miraran a los prototipos cara a cara era la aerodinámica. Eso sí, finalmente, NASCAR optó por separar categorías de nuevo, pues no entendían que un coche de calle ganara a uno de competición. A pesar del poco tiempo que pudo competir, el Mercedes-Benz CLK LM se cuela entre los mejores coches de competición de la historia

Porsche 917

Race Car Photography Stock Image

El Porsche 917, es uno de los modelos más emblemáticos de la firma alemana. Este impresionante coche de carrera le dio a la marca muchos títulos mundiales de Le Mans y la catapultó al lugar en el cual se encuentra ahora.

Ford GT40

Ford_GT40_MKI_gulf_1968

El Ford GT40, es un modelo que se desarrollo especialmente para ganarle a Ferrari en Le Mans, momento en el cual la firma italiana tenia problemas y estaba a punto de ser comprada, cosa que Ford quiso hacer, pero que el Gobierno italiano no la dejo.

Dodge Charger Daytona

La magia de NASCAR, como ellos mismos decían, era ver competir a un coche en fin de semana, y comprarlo el lunes. Y es que la idea era que los aficionados a esta competición tuvieran acceso a comprar el coche que ganara. El problema es que la mayoría sólo eran veloces en recta. Hasta que apareció el Dodge Charger Daytona y cambió todo. Uno de los mejores coches de competición de la historia marcó una época.

Su innovadora aerodinámica, con forma de cuña para romper el aire y un alerón trasero que estabilizaba el coche, fue revolucionaria. De hecho, este Dodge Charger Daytona mantenía la velocidad en las curvas rápidas y reventó el crono en todas las pruebas que compitió. Fue el primer coche en romper la barrera de las 200 millas por hora. Hablamos de 320 km/h en 1970. ¿Lo mejor? Que lo podías comprar en cualquier concesionario, aunque era algo caro.

Al final, la NASCAR lo acabó prohibiendo, pues su objetivo seguía siendo vender coches y si se iban de precio, se complicaba el asunto. Hoy en día, los coches que compiten, ni se parecen a los que están a la venta.

Auto Unión Tipo C

Auto Unión Tipo C

El Auto Unión Tipo C, es el increíble súper coche que compitió de igual a igual con Mercedes Benz antes de la Segunda Guerra Mundial en Le Mans, y que se recordara por su diseño aerodinámico, y por lo que logro en las pistas.

Jaguar Tipo D

Jaguar-D-Type2

El Tipo D, es el Jaguar que le dio a la firma británica ese estilo característico de líneas suntuosas y aerodinámicas, hasta la aparición del XF. Los títulos que consiguió, hicieron de este coche una leyenda.

Shelby Daytona Carrera

shelby-daytona-cobra-coupe

Y por último esta el modelo de Shelby, el Daytona Carrera, un modelo norteamericano que dejo a todos atónitos cuando apareció, y que logro que este increíble diseñador, sea un referente en la competición de Estados Unidos.

Audi Quattro

Si pasamos al mundo del Rally, encontramos auténticas joyas entres los mejores coches de competición de la historia. La primera de ellas, el Audi Quattro original. Un modelo presentado en 1980 que es una leyenda viva de la competición. Para empezar, fue el primer modelo en contar con el ya mítico sistema de tracción Quattro de Audi. Obviamente, también fue el primer modelo con tracción a las cuatro ruedas en competir en el Mundial de Rally.

Y no le fue nada mal en la competición. Ganó dos campeonatos, dos subcampeonatos, un cuarto y un quinto puesto de 1981 a 1986. En ese tiempo, se llevó 23 pruebas del World Rally Championship.

Lancia Delta HF 4WD

Nada más irse el Audi Quattro, apareció este monstruoso Lancia Delta HF 4WD. Su supremacía en el Campeonato del Mundo de Rallys fue total. Ganó los seis títulos disputados de 1987 a 1992. ¿Cómo lo hizo? Por obligación. Un accidente en 1986, sesgó la vida a dos pilotos, lo que llevó a la FIA a prohibir los coches del Grupo B en competición.

La casa Lancia anduvo lista y adaptó su Lancia Delta HF 4WD al Grupo A antes que nadie. Los resultados no pudieron ser mejores, convirtiendo a este modelo en el Michael Jordan de los Rallys. Sin duda, merece estar entre los mejores coches de competición de la historia

Peugeot 205 Turbo 16

El último modelo de Rallys que traemos es el legendario Peugeot 205 Turbo 16. Un modelo lanzado en 1982 para competir en el Grupo B. Este grupo debutaba ese año y englobaba a vehículos ligeros y pequeños pero con gran potencia. De ahí que empezaran a implementarse las tracciones integrales (modelo Audi) y los motores turboalimentados.

La peligrosidad del grupo B llevó a ser prohibido cuatro años más tarde. Antes de hacerlo, al Peugeot 205 Turbo 16 le dio tiempo a implementar una tracción y un turbo que le dieron el mundial de constructores del Mundial de Rallys en 1985 y 1986. Tras prohibirse el Grupo B, se pasó al París-Dakar con satisfactorio resultado. Ganó en 1987 y 1988. Cuatro años gloriosos que lo elevan a la lista de los mejores coches de competición de la historia

Williams FW14B

La Fórmula 1 es una de las competiciones más cíclicas del mundo. Equipos como Ferrari, Lotus, Honda o McLaren han dominado la competición en diferentes épocas. Ahora, pocos modelos se recuerdan con tanta superioridad como el Williams FW14B de 1991. Un modelo muy por encima del resto que tan sólo tenía un fallo: la fiabilidad. Esto se resolvió en 1992.

La marca creó una suspensión activa en la que el sistema hidráulico se ajustaba a la suspensión, según la carga requerida por el neumático en cada momento. Este avance histórico, mejoraba el agarre en curva, aumentaba la potencia en recta y mejoraba la aerodinámica. El Williams FW14B volaba. Eso sí, había que ser un fenómeno para controlarlo pero Nigel Mansell lo era y arrasó en la temporada 1992.

La superioridad fue tan abrumadora que la FIA acabó por prohibirla, pues los equipos que no podían costeársela, no tenían opción alguna de ganar. Así, aunque sólo fuera un año, el Williams FW14B se ganó estar entre los mejores coches de competición de la historia

También te puede interesar:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos