BLACK FRIDAY de Amazon, no te pierdas sus ofertas, te dejamos un enlace con las mejores rebajas
Escrito por

El test antidrogas

Casi uno de cada diez conductores coge el coche bajo el efecto de drogas ilegales. Un porcentaje preocupante que los agentes de tráfico y la Guardia Civil quieren reducir. Por tal motivo, cada vez es más habitual el test antidrogas en los controles de carreteras. Estos se complementan con los de alcoholemia, para asegurar que el conductor está en condiciones de coger el coche.

Pero, ¿qué es el test antidrogas? ¿Por qué usan la saliva y no la sangre o el aire expirado? ¿Cuáles son las multas y sanciones por dar positivo en el test antidrogas. Todo esto y mucho más te vamos a contar en este post.

¿Qué es el test antidrogas?

En primer lugar, vamos a comentar qué es el test antidrogas. Como su propio nombre indica, es una prueba que determina el consumo reciente de drogas ilegales. El test antidroga se fija en el consumo reciente, al ser el que afecta de manera directa a la conducción. Para ello, se toma una muestra de saliva del conductor. Si fuera necesario, también se puede hacer un análisis de sangre.

El motivo de que la primera muestra sea de saliva, es por ser el elemento del cuerpo humano que más droga retiene cuando se ha consumido hace poco. Además, una muestra de saliva se obtiene de forma rápida y no invasiva de cualquier conductor. Caso de ser necesario, la droga también se localizar, además de la sangre, en sudor y orina. Incluso un pelo puede detectar un consumo, en este caso, más continuado.

El test de antidrogas se realiza, de forma rutinaria, en los controles aleatorios de carreteras. Ya sean agentes de tráfico, policías municipales o Guardia Civil, tienen potestad para obligar a cualquier conductor a someterse al test antidrogas. Algo que, obviamente, también pasa en caso de accidente. En tal caso, a todos los conductores implicados, se les aplica un test antidrogas y de alcoholemia.

La forma de proceder es estándar en toda España. En primer lugar, se toma una muestra de saliva del conductor. Si el resultado, casi inmediato, es positivo, se hace otra prueba diez minutos después. El motivo de repetirla es para hacer contraste, pues la segunda se enviará a un laboratorio, con una cadena de custodia específica. A la hora de sancionar al infractor, la segunda muestra será la que se use como prueba inculpatoria.

Si el conductor lo considera oportuno, puede solicitar que esa prueba de contraste sea un análisis de sangre. Esta muestra, al ser invasiva, requiere consentimiento, siempre que sea en buenos términos. Si el resultado sale positivo, el infractor deberá pagar, además de la multa, el coste de la analítica. Ahora, si da negativa pero ha sido tomada horas después de un accidente, no anula a la de saliva. En este caso, prevalecería la primera muestra.

El plazo máximo que da la Dirección General de Tráfico (DGT) para sacar una muestra de sangre tras un accidente, es de cuatro horas. A pesar de ello, y aunque se pase este límite, las drogas siguen apareciendo en el sistema y en la analítica. Algunas perduran hasta seis meses en el organismo. Es más, si el asunto va a juicio, estos restos de drogas tienen validez jurídica como prueba.

Por último, reseñar el funcionamiento del test antidroga. Un test rápido y eficaz que funciona mediante tiras reactivas y que ofrece resultados en poco menos de cinco minutos. Lo primero es coger la mezcla de la saliva del conductor, con una serie de anticuerpos selectivos para las drogas y sus principios activos. Esta mezcla provoca una sensibilidad en la tira reactiva, que marca al agente si hay o no presencia de sustancias prohibidas.

Benzodiacepinas (BZO), Meta-Anfetaminas y Éxtasis (MET), Cocaína (COC), Marihuana (THC), Heroína y Morfina (MOP). Éstas son las sustancias que el test antidroga es capaz de detectar. Es decir, las más habituales en el territorio nacional. No obstante, el test antidrogas se actualiza de forma continua, ante la proliferación de nuevas drogas.

Multas y sanciones por dar positivo

Las multas y sanciones por dar positivo, dependen del nivel y el tipo de droga consumido. No obstante, antes de abordar este asunto, cabe destacar lo que pasa si alguien se niega a pasar el test antidroga. Y es que algún conductor puede pensar que si se niega, no sabrán que ha consumido sustancias prohibidas.

Nada más lejos de la realidad. Si un conductor se niega a pasar un test antidrogas (o uno de alcohol), estará cometiendo un delito. En este caso, penado con entre seis meses y un año de cárcel. Una pena a la que se suma la retirada del carnet de conducir de uno a cuatro años.

Si optas por hacerlo y das positivo, las multas y sanciones dependerán del tipo de droga y el nivel de afección sobre la conducción. La diferencia entre un caso y otro, es que en el más leve te van a multar. Mientras, en el caso más grave, te van a detener. Y si tienes antecedentes, tendrás un problema muy serio.

A saber. El simple hecho de tener drogas en el organismo, es válido para que alguien sea multado. Independientemente de la cantidad que haya tomado, la multa administrativa en el caso de las drogas sería de 1.000 euros y la detracción de seis puntos en el carnet de conducir. A diferencia del control de alcoholemia, en este caso, el grado de sustancia en el organismo no influye.

Sí lo hace en el caso del delito penal. Éste se da cuando el infractor conduce bajo los efectos de las consideradas drogas tóxicas. En este caso, estupefacientes o sustancias psicotrópicas. La pena para esta infracción es de tres a seis meses de cárcel o una multa de seis a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad, entre uno y tres meses. A esto hay que sumar la retirada del permiso de conducir de uno a cuatro años.

También te puede interesar:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos