Escrito por Tendenzias

Multas por conducir en estado de embriaguez. (Bebidos y Borrachos)

Hablemos claro. Los borrachos al volante son una de las mayores lacras de las carreteras de todo el mundo. No solo ponen en peligro su propia vida, sino la del resto de ocupantes de las vías. Para evitar que esto suceda, existen diversas multas y sanciones que afectan a aquellos que circulen al volante habiendo consumido alcohol. Desafortunadamente, sigue habiendo gente que continúa conduciendo bebida.

alcohol

La DGT multa a las personas que no se saben controlar con la bebida de una manera muy dura, y bien que lo hace, ya que a este tipo de personas es evidente que no le interesa la vida y el resto de las personas. Las penas van desde una multa y una retirada de puntos, hasta la retirada del carnet durante años y pena de prisión.

La tasa de alcohol para conducir no puede superior a la permitida, es decir, más de 0,25 mg/litro de aire espirado para la mayoría de conductores y 0,15 mg/l de aire espirado para profesionales y conductores con menos de 2 años con carnet de conducir. Pasarse de esto es una infracción muy grave y genera multas de entre 300 y 600 euros.

 accidente

Las sanciones son las siguientes:

  • 0,25 a 0,5 mg/litro (0,15 a 0,30 mg/l para profesionales y con menos de 2 años) – Se restan 4 puntos del permiso de conducir
  • A partir de 0,5 mg/litro (0,3 mg/l para profesionales y con menos de 2 años) – Se restan 6 puntos de permiso de conducir

Superar los 0,60 mg/l de aire espirado y el 1,2 g/l en sangre supondrían la siguiente sanción penal:

  • Prisión de 3 a 6 meses
  • Multa de 6 a 12 meses y trabajos para la comunidad de 30 a 90 días (para los que no han reincidido y quieran sustituirlo por la pena de prisión)
  • Retirada del permiso de conducir de uno hasta cuatro años

Si una persona tiene la osadía de negarse a estas sanciones la pena de prisión será de seis meses a un año y se le retirara el carnet de conducir de uno a cuatro años. Hay que tener muy en cuenta estos datos, así de una vez por todas bajan los accidentes de transito.

¿En qué consiste la prueba de alcoholemia?

control alcoholemia Se trata de una prueba muy sencilla. Consiste en soplar por la boquilla del alcoholímetro de forma constante hasta que suene un pitido. Si la persona interrumpe el soplido o este no es lo bastante prolongado, la prueba deberá repetirse. Pasado un tiempo desde la primera prueba, se realizará una segunda prueba para cotejar los datos de la primera. Esto también le sirve a los agente en qué momento de ebriedad está la persona, es decir, si le está “subiendo” o “bajando” la borrachera”.

En caso de que el resultado sea positivo el conductor no podrá circular con el vehículo, por lo que tendrá que esperar a que se le pasen los efectos o dejar que conduzca algún acompañante autorizado para ello y que no haya bebido.

Si el resultado de la prueba es negativo pero el agente alberga dudas sobre el estado del conductor, puede hacerle salir del vehículo para realizar pruebas de coordinación y equilibrio u obligarle a realizar un control para detectar otras sustancias, como hachís o cocaína.

Es posible negarse a realizar la prueba de alcohol?

negarse control alcoholemia Sí, es posible, pero en ese caso traerá aparejadas unas sanciones más duras que vienen tipificadas en el artículo 279 del Código Penal.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Además, la imposición de estas sanciones no es impedimento para que el conductor pueda ser sancionado de todas maneras por conducción bajo los efectos del alcohol, si el agente de tráfico observa indicios o pruebas evidentes de síntomas etílicos: conducción irregular, falta de equilibrio, balbuceo, agresividad y un largo etcétera.

Muchas veces hemos visto videos y zappings en la televisión que muestran situaciones presuntamente graciosas en controles de alcoholemia. Está bien reírnos desde el sofá de nuestra casa, siempre y cuando no lo hagamos nosotros o mientras no nos crucemos con uno de ellos por la carretera.

EspacioCoches.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos